El amor Divino

Señor Jesús Tu amor es tan grande
Me lo demostraste en la cruz,
Al morir por la humanidad y por mi,
Gracias por amarnos tanto.

Revela en el corazón de los seres humanos
Tu bondad infinita
Tu paciencia eterna,
Tu tristeza al ver como no te conocen. 

Abre los ojos de los ciegos,
Bendice con tu Presencia
Los lugares oscuros
Y que tu luz llegue ...

Porque tu eres bueno y tu misericordia 
Es para siempre
Amén. 





MIS SALMOS Y ALABANZAS



Su Ternura



¿Quién se podrá esconder ante Tu Presencia?,
Tu descubres los pecados
y sacas lo más escondido del alma,
Tu muestras al hombre, que no valemos nada.
Hay tanta altivez, tanta vanidad,
buscan tu rostro, pero no tocan tu corazón,
se inclinan, te llaman
pero tu cierras los oídos a ellos.
¿Quien llega a Ti?
El de labios limpios,
que no es mentiroso
que no siembra discordia
y que sabe amar.
Dios mío...hasta cuando
mirarás y callarás,
mi alma tiene sed tu presencia.
Ven Dios mío...te necesito.


Alfa y Omega
¡Eres el alfa y la Omega,
principio y fin eres Tú, Santo es Tu nombre,
tesoro preciado y tan despreciado,
tan amado y tan odiado,
Dios mío....Tu ya lo sabías,
que te rechazarían muchos
y harían mofa de Tu Santo nombre,
nos advertiste Señor que Tu cruz debíamos cargar,
¡pero cuanto cuesta a veces Dios mío!,
¡cuántas lágrimas hay que derramar!,
benditas lágrimas endulzadas con tu miel santa
hermosean el rostro, hacen brillar los ojos,
porque no hay llanto mas bello que aquel que se hace
arrodillado ante tu altar.
Dios poderoso, Dios de paz, Dios de mi vida,
eres la sal que a mi esperanza conserva intacta,
esperando con ansias tu venida,
mi alma te alaba, mi alma en ti descansa.

Mi amigo
Jesús, eres mi amigo...mi mejor amigo,
me regocijo al pensar
que puedo contarte todas mis cosas
y que siempre solucionas mis problemas
de la forma en que menos lo espero.
Hay momentos en que deseas enseñarme algo
y te tomas el tiempo para mí,
Te dedicas a esperarme pacientemente
hasta que aprendo a someterme a Ti.
A veces duelen Tus palabras,
que atraviesan mi alma y mis huesos,
pero luego traen sanidad a mis heridas
y me siento agradecida porque al pasar los días
era necesario pasar por las pruebas,
para entender Dios mío,
para entender lo que de mi querías.
Hoy, me siento a conversar contigo,
me visitas...me hablas, y yo ...
estoy aprendiendo a escucharte,
en las olas del mar, en la lluvia,
en las alabanzas de las aves,
tu voz que susurra a mi alma,
aprendí a dolerme con Tus reprensiones
y a dejar lo que no te agrada.
Tu eres mi amigo, mi mejor amigo,
y en Ti confio, espero y creo.

Hablar contigo
Como siempre en esta noche, deseo hablar contigo,
porque lo necesito, como siempre,
y me refugio en tus brazos amorosos, buscando la paz,
y siempre llegas con esa fragancia primaveral
que lo envuelve todo.
Nunca es tarde y muy temprano para agradecerte,
por lo que me das y por todo lo que me quitas,
siempre es un agrado para mi sentirte cerca
como el mejor de los manantiales, refrescando mi corazón.
No tengo palabras, nada es suficiente
amo lo que has creado, pero más te amo a Ti,
por ser la esencia perfecta de amor sublime.
Tus raíces santas bendicen todas las ramas,
y nada es tan valioso como Tu para mí.
Eres todo lo inimaginable, lo perfecto y santo,
mi Dios, Salvador, Redentor mío
avergonzarme de Ti, morirme primero,
porque Tu lo llenas todo en mi pequeño Universo.
No hay palabras, no hay poemas ni versos,
que puedan expresar lo que de verdad Tu eres,
no hay pintor ni poeta
que pueda reflejar tu verdad absoluta,
sólo los que te buscan en espiritu y verdad logran entender en parte
lo que significas, lo que eres, lo que vales, lo que te mereces,
eres la Gloria perfecta, Creador infinito, Jesús dueño de mi vida,
mi alma te alaba y me inclino toda ante Tus pies.
Hermosura mia
Dios amado, paz y hermosura mia,
tus ojos hermosos me miran siempre
esa paciencia tuya tan infinita,
Eres Dios de mis noches y de mis días.

Cuando la tristeza me consume,
cuando me siento perdida,
bendices mis pobrezas con una caricia,
mi alma rebosa de dicha,
al sentir tu perfume, que mi ser necesita,
porque Tu eres mi todo,
fuente de agua viva,
e iluminas los rincones
mas oscuros de mi vida.
Tu Sangre
Lávame en Tu sangre pura,
convierte mi lamento en sonrisas,
porque en Ti espero,
de Tí recibo muchas alegrías.

Los días mas negros,
los que me traen llanto,
son los que me brindas
cuando me estás enseñando,
llega a lo más profundo,
limpia las llagas podridas
que de Tí me apartan,
dame nueva vida,
siembra en mi confianza.

Te seguiré alabando con mi boca limpia,
letras que salgan puras del alma,
¡qué no sean de labios Padre mi palabras!

Basado en Salmo 29

Quiero adorarte Dios en la
hermosura de la Santidad
Darte la gloria que mereces,
recibir la pureza de tus aromas celestiales,
embriagarme de tu perfume santo,
y sentir en mi alma tus caricias.

Dios amado te agradas en limpiarme,
recorre las paredes de mi casa,
limpia con fuego mis necedades
quiero sentirte cerca y nunca avergonzarme.

Ayúdame Señor no me desampares,
porque tu quieres que mis ojos sean limpios,
como el agua cristalina de tus altares,
no dejes que nadie me aparte de Ti,
si he de fallarte córtame antes.
Blasfeman Tu nombre
Tu Santo nombre es blasfemado
por toda la tierra se aumenta el pecado,
quiero ser Dios de mi vida
digna, sincera y limpia, ser parte de tu savia.

Deseo aborrecer por completo
todo lo que de Ti me aparta,
no agrado a los hombres, lo sabes,
aborrezco mis faltas, lloro hasta cansarme,
porque deseo Dios mio ser transparente,
y ser limpia de labios y con un corazón humilde.
Moriste por mi
¡Tu moriste por mí Dios,!
en esa cruz, encarnecido,
te llevaste mis dolores, mis tristezas,
mi soledad y mis quebrantos.
Ahora soy tuya y Tu eres mio,
somos uno solo por la eternidad,
Tu vienes y me secas las lágrimas
me acaricias y sanas las heridas
y en las noches oscuras del alma,
pones tu manto en mis hombros,
abrigas mis emociones,
lloras y ries conmigo,
me corriges con amor santo.
Tu paciencia es infinita Dios amado,
que no alcanzan las palabras
para expresar lo que nos entregas,
así, tan libre, tan completo,
que mi orgullo se derrite,
mi altivés desaparece,
mi soberbia se humilla,
ante Tu gran amor.
Dios mío....te amo tanto,
que sólo deseo agradarte,
pero muchas veces esta carne,
orgullosa y altiva,
se levanta contra tus preceptos
y me encuentro llorando
arrepentida ante Tus plantas.
Déjame sentir Tu Presencia,
límpiame cada día más de mi maldad,
ya que ningún ser humano
podrá justificarse ante Tu Presencia.
Amor de Dios
¡Qué el el hombre para que te acuerdes de el!
Dios mío, cuando te veo en esa cruz clavado
humillado y encarnecido,
mi espíritu se constriñe y quiero
que en mi vida Tu sacrificio santo
no sea en vano.
Saca todo lo que empaña tu gloria en mi corazón,
limpia con fuego, purifícame con tu Santo Espíritu,
ayúdame a ser obediente a Tus enseñanzas,
y a amarte con todo mi ser,
amar a mi prójimo, amar tus caminos,
santificar mis pasos,
perdonar a los que me ofenden,
y que no sea yo piedra de tropiezo
para los que buscan Tu Presencia en sus vidas.
Gracias Señor por morir en la cruz por mí,
Gracias Señor por Tu sacrificio,
Gracias Señor por tu resurrección,
gracias Señor porque intercedes por Mi ante al Padre.
Te amo Dios amado...te amo.


Lágrimas
Aunque las lágrimas me zurquen el rostro,
mis gemidos se pierdan en la noche,
y mis ojos se nublen de tanto llorar,
seguiré alabando Tu Santo Nombre,
Jesús de mi vida, ¡ayúdame a caminar!.
No hay tristeza que Tu no la consueles,
No hay palabras que se pierdan en mi vida,
porque eres mi refugio eterno,
mi amparo, mi fortaleza, dulzura infinita...
mi buen amigo, bajo tus alas me siento segura.
Dios de misericordia, lleno de ternura,
toma a los niños que huérfanos están,
dales un abrazo, dales aquellos besos,
del amor tan grande que ellos necesitan
y que sólo Tú se los puedes dar.


Confianza

Dios mío, Dios mío...
en Tí confía mi alma,
eres digno de toda mi esperanza,
porque me diste vida y nada me pediste,
y quiero darte todo lo que a Ti te agrada.
.
Quiero Dios sentir el peso de tu mirada
que llegues directo a mi alma,
que limpies, que laves y que renueves,
que sanes todas las heridas de mi corazón.

Quiero sentir tu abrazo que me cuida,
porque en Ti me siento segura,
porque en Ti hay esperanza eterna,
solo en Ti hay Salvación.


La creación
Al mirar la Creación y sentir la brisa fresca,
al ver el mar y las olas que pasean y golpean la arena,
al ver las palomas y gaviotas que a mi vista la recrean,
al ver el cielo y sus estrellas en una noche negra,
puedo alabar en alto y gritar con toda mi alma
¡Gloria a Dios de los Ejércitos!
ERES EL CREADOR, el Creador de todo lo que veo,
no permitas que ame más que a Ti lo que tu has creado,
porque no hay hermosura mas infinita
que mirar los ojos de mi Creador, mi hacedor,
El que ama mi alma, El que me rescató de las tinieblas,
El que me enseña y me ayuda en mis debilidades,
Creador del mundo, en mis tristezas yo te alabo,
Dios del cielo y de la tierra,
Salvador del mundo, Dios eterno.


Olor al pasado
Muchas veces cuando me llega
el perfume del pasado,
ese mal olor de los recuerdos del ayer,
corriendo... me inclino ante Tí,
te doy las gracias
porque de la nada me sacaste.
Me pusiste ropas limpias,
Me lavaste con agua pura,
limpiaste con Tu sangre
todas mis heridas;
olvidaste todas mis rebeliones;
y perdonaste todos mis pecados.
Me diste un nombre nuevo,
me vestiste y me diste un título
"Embajadora de Cristo",
¡Qué honor, qué maravilla,
que amor tan grande me has entregado!
siendo yo mujer pobre de espiritu
ahora soy princesa en Tu reino Santo.
¡Gracias Señor!


Dueño mio
Tu eres mi dueño Dios amado
De mi risa y de mi llanto
De mi tristeza y de mi canto,
de la noche cuando duermo
del cielo y sus estrellas,
de mis sueños, y quebrantos.

Eres dueño de mis obras,
Porque a Ti las he entregado,
y si hay algo bueno en mí
es porque me lo has dado Tú;
Jesucristo, mi amigo amado.

Eres dueño de mi futuro
Por eso puedo descansar
Hay reposo en tus brazos
mi celestial refugio,
nada me ha de faltar
contigo estoy segura.


Padre Celestial, sigo alabando Tu nombre,
me persigue la muerte y tanta maldad,
y sigo clamando por Tu misericordia,
porque en Ti podemos vivir confiados.

Cierra la boca del altivo,
abre los labios del humilde,
levanta al caído
que no hagan mofa de sus heridas.

¿Por qué separa la mirada de Tí el hombre?,
Tú das sanidad, salvación y esperanza,
no dejes que el enemigo se burle de tus hijos,
en Ti esperamos la Palabra justa.

Ayúdame a temer a Tus preceptos,
que el caminar de los redimidos sea santificado,
limpia con Tu sangre derramada
en el Calvario de la cruz.

Somos pecadores libertados por tu muerte,
fuimos lavados con tus heridas lacerantes,
comprados con tu dolor,
justificados por amor,
Gracias Dios amado
gracias por darnos Tu perdón.









La vida tiene sus revés y sus derechos, y muchas veces pensamos que estamos bien, cuando en verdad, estamos caminando mal porque los caminos de Dios son diferentes a los nuestros. Permite Dios, que nuestros revés para el mundo, sean agradables para ti y sigas enderezando nuestros pasos, que Tu nos animes cuando creemos desfallecer, y pensamos que estamos perdidos. Dios, Tu conoces la necesidad de los corazones heridos sana y restaura a los que se apartan del camino, atraelos hacia Tu santo amor para que entiendan que no hay nada mejor que agradarte a Ti y no al mundo pervertido. Bendice al alma hambrienta que busca pan en dónde no lo hay llama a los hombres, golpea sus corazones para que despierten y corran a Tu manantial aqui en tu fuente apagarán la sed.
Gracias Señor por permitirme conocerte. Me llamaste y escuché tu voz poderosa que me atrajo hacia tí. Hoy, confiada llego a Tu Presencia, me arrodillo y descanso mi cabeza en tu regazo. Me escuchas en silencio, me abrazas, me abres una puerta y escucho tus silencios que susurran a mi corazón palabras tiernas de amor. Padre, gracias por amarme, porque ese amor tuyo ha logrado que me sienta segura y confiada. Nadie me puede quitar el gozo de tu Presencia, la paz, la esperanza llueve como perfume que inunda mi vida. Te alabo con mis labios, con mi vida entera y mis defectos también son tuyos mi amado Dios. Perfecciona mi caracter día a día, pule las aristas, suavisa mis errores y que mi vida sea como barro en las manos tuyas. Limpia y ordena mi corazón y planta de tus frutos para que todos vean que yo te amo. Quiero servirte de corazón y de labios demostrando en mis hechos Tu Presencia. Arranca toda iniquidad y levanta a tus siervos que te aman y claman a Ti día y noche.



Seguiré confiando en Tí

,

Confío en Tí, en esa mirada que emana pureza. Cuando miras y abrazas mi alma, cuando cubres mis sentimientos y me entregas ese bálsamo que aleja mis temores y sanan mis heridas. Confío en Ti al meditar en la belleza del corazón arrepentido y en la mirada tierna de los niños que te sonríen indefensos. Cuando busco explicación para la maldad que hay en el mundo y cuando te acusan de todo lo que pasa, pienso con tristeza que no te conocen. Si los seres humanos lleváramos un pedacito de cielo enclavado en nuestro ser, las cosas serían tan diferentes. Lamentablemente hay muchos que más que llevarte, llevan las varas, los juicios y condenaciones que alejan al mundo de tus reglamentos. Te mencionan sin saber quien eres y los inocentes en su ignorancia te culpan, a pesar de que para ellos no existes, te siguen sentando en el sillón de los acusados. Seguiré confiando en Ti, aunque te pongan en frente de mis ojos denigrando Tu nombre. Seguiré creyendo que un día pondrás todas las cosas en su lugar y que habrá mucho llanto al descubrir lo equivocados que estában. Han usado Tu nombre para matar, destruír y separar naciones. Pero, también hay quienes lo llevan escrito en sus acciones, en sus palabras, en sus ojos, que hablan con limpieza. Muchos, sólo miran lo malo, porque han quedado ciegos y se revelan torpemente creyendo que blasfemando van a cambiar algo. Seguiré confiando en Tí, aunque el sol deje de brillar o la luna deje de existir. Aunque el mar desaparezca y las nubes no aparecieran más, aunque se derriben los montes y todos se alejaran, Yo, seguiré confiando en Ti, porque Tu no eres culpable, eres inocente.

Agradecimiento

Amado celestial... Quiero darte las gracias por todos los regalos que he recibido de parte tuya en este año. Te doy las gracias por la creación. El cielo declara Tu nombre, las estrellas firman tu Presencia en las alturas, la luna descansa en tu regazo, el sol ilumina nuestros días. Tu creaste todas las cosas para nosotros. Los elementos tiemblan ante Tus palabras y se conmueve el firmamento con tu poderosa voz. ¿Quién negará Tu Presencia cuando te manifiestes en la tierra? Tu Presencia cerrará la boca de los impíos y los reyes de la tierra, tan soberbios, caerán a tus pies arrepentidos. Los niños estarán felices en tus brazos y los ancianos que esperaron en Ti, sonreirán agradecidos. Las aguas del mar claman a ti y los manantiales danzan con el ruído de las piedras. Lo creaste todo para nosotros, la tierra con la vida en sí misma, permite a las flores crecer en su seno, y los árboles frutales, cada cual en su especie, nos brindan deliciosas frutas. Tu eres el causante de tanta maravilla, nadie más puede decir que ha dado vida a las flores, y que los campos florecen a la orden de tu susurro. Nadie puede decir que ha sido capáz de crear todas las maravillas que Tu has hecho. Muchos se glorían de lo que ya ha sido hecho, porque todo estaba antes de ser descubierto. Todo es tuyo amado Dios y yo me inclino ante Tu Presencia y alabo Tu maravilloso nombre Jehová de los Ejercitos, Jesucristo de Nazareth, el Salvador del mundo, el Creador de todo lo que existe, el Redentor de la humanidad y el Padre de las luces, nuestro buen amado. Declaren los cielos y la tierra que Jesucristo de Nazareth nació por amor a la humanidad. Levantemos los brazos caídos, doblemos las rodillas, postremos nuestro rostro en tierra para dar las gracias por tan grande bendición. Ha nacido el Salvador, ha nacido para darnos vida y vida en abundancia. No temamos porque Dios está en nosotros y por nosotros. Alabemos al Rey, sin temor que a que nos digan fanáticos. bendito fanatismo, bendito seas mi Dios. Amado Jesucristo de Nazareth, bendice a todos los que lean estas oraciones y que sean tocados en sus corazones y motivados a darte honra, gloria y honor para siempre. Amen